Bodegas – Torrijo de la Cañada

El Cerro de las bodegas de Torrijo de la Cañada es uno de los parajes más característicos que el pueblo ofrece al visitante nada más entrar en él. Se trata de un conjunto de bodegas rupestres, unas cien, excavadas en zona de conglomerado. En el pasado, fueron el centro de la actividad vitivinícola generada en torno a la apreciada uva garnacha de la zona.

Las bodegas más grandes, de titularidad compartida y situadas en la zona más baja del cerro, se utilizaban para la elaboración del vino, mientras que las particulares, más pequeñas, humildes y situadas en la parte más alta del cerro, eran la despensa de esa producción. Abandonada esta función, hoy muchas de ellas están habilitadas como peñas, merenderos y centros de ocio.

En su interior aún se observar las herramientas que hacían posible la elaboración del vino, los arcos de medio punto que las sustentan y, al mismo tiempo, disfrutar de la 18 grados constantes que nos ofrecen estas atávicas construcciones. Actualmente, la Asociación Cultural «¿Por qué no en Torrijo?» está llevando a cabo una serie de actuaciones para la recuperación de este paraje.

El Cerro de las bodegas de Torrijo de la Cañada es uno de los parajes más característicos que el pueblo ofrece al visitante nada más entrar en él. Se trata de un conjunto de bodegas rupestres, unas cien, excavadas en zona de conglomerado. En el pasado, fueron el centro de la actividad vitivinícola generada en torno a la apreciada uva garnacha de la zona.

Las bodegas más grandes, de titularidad compartida y situadas en la zona más baja del cerro, se utilizaban para la elaboración del vino, mientras que las particulares, más pequeñas, humildes y situadas en la parte más alta del cerro, eran la despensa de esa producción. Abandonada esta función, hoy muchas de ellas están habilitadas como peñas, merenderos y centros de ocio.

En su interior aún se observar las herramientas que hacían posible la elaboración del vino, los arcos de medio punto que las sustentan y, al mismo tiempo, disfrutar de la 18 grados constantes que nos ofrecen estas atávicas construcciones. Actualmente, la Asociación Cultural «¿Por qué no en Torrijo?» está llevando a cabo una serie de actuaciones para la recuperación de este paraje.