Visita virtual de la Catedral:

Visita virtual 360º de la catedral de Barbastro

La Catedral de Barbastro

La Catedral de Santa María de la Asunción de Barbastro se construyó entre los años 1517 y 1533 previa demolición de la anterior levantada a su vez sobre la mezquita mayor. Se puede decir que el planteamiento formal de la estructura arquitectónica es de inspiración gótica aunque la concepción del espacio interior se adecua mucho mas a la estética renacentista. De este modo se combinan los altos y esbeltos pilares fasciculados y las bóvedas de crucería estrelladas en una iglesia de planta de salón de tres naves de igual altura.

Exceptuando su torre campanario exenta, al exterior la catedral no destaca y es de apariencia modesta. En cambio es en el interior donde sorprende gratamente. Una sensación de espacio armonioso y coherente facilitado por la planta de salón y la elegancia de las altas columnas y sus capiteles con decoración renacentista. Estas columnas configuran con sus haces de nervios y las abovedas estrelladas un espacio de gran belleza plástica culminada por múltiples florones que parecen simular un cielo estrellado. Ayuda a crear la amplitud y amabilidad ambiental la iluminación de todo el espacio de forma lateral por los mismos vanos, ocho ventanales apuntados.

Catedral de Barbastro, nave / foto: Ramón Salanova Aznar

Catedral de Barbastro, nave / foto: Ramón Salanova Aznar

El núcleo central de la catedral se completa con las tres capillas que se abren a cada lado y dos mas situadas a los pies de las naves laterales. Estas ocho capillas se construyeron posteriormente durante los siglos XVII y XVIII con diferentes estilos. La torre campanario realizada en piedra sillar es de planta octogonal y se sitúa en el lado norte exenta al edificio de la catedral. Protagoniza con su altura el perfil de la ciudad.

De la decoración interior cabe destacar el retablo mayor dedicado a la Asunción de la Virgen: el basamento está realizado en alabastro y parte de la obra es de Damián Forment gran figura de la escultura en la Corona de Aragón e introductor del Renacimiento en la región. Completó el conjunto su discípulo Juan de Liceyre. El cuerpo del retablo es posterior, realizado en madera y en un estilo totalmente distinto.