sala

En el centenario del fallecimiento del Emperador Meiji, el Museo de Zaragoza, la Fundación Torralba-Fortún y la Universidad de Zaragoza organizaron esta exposición como conmemoración de una época clave en nuestras relaciones con el archipiélago nipón.

La muestra se estructura en tres partes: La modernización de Japón y la apertura a Occidente; El descubrimiento del arte japonés y la fascinación por lo exótico y, por último, La elegancia y la sofistificación del arte japonés en la era Meiji.

Para poder disfrutar de nuevo de la exposición, o si no tuvo ocasión de visitarla en su momento, puede visitar la versión virtual.

La fascinación por el arte del País del Sol Naciente.
El encuentro entre Japón y Occidente en la Era Meiji (1868-1912)

La Era Meiji constituye una de las más importantes y atractivas etapas de la historia de Japón. Fue la época de la restauración del poder imperial en la figura del Emperador Meiji, cuyo reinado, entre 1868 y 1912 se orientó hacia la modernización del país por medio de una decidida apertura a Occidente. Las consecuencias de este encuentro fueron profundamente enriquecedoras para ambas partes. Tras siglos de aislamiento, Japón estableció relaciones diplomáticas y comerciales con distintas naciones europeas y americanas y se modernizó hasta convertirse en una de las potencias mundiales. Por su parte, Occidente descubrió la exquisita tradición cultural del País del Sol Naciente y, fascinado por sus artes, atesoró sus pinturas, estampas, cerámicas, lacas y marfiles, cuya belleza y exotismo provocó la pasión o moda por todo lo japonés que dio lugar al fenómeno del Japonismo.

En este recorrido se contemplan más de 200 objetos, entre estampas, porcelanas, lacas, marfiles y cuidadas publicaciones ilustradas, todos ellos datados en la Era Meiji. Pertenecen a los fondos de la Colección de Arte Oriental Federico Torralba (Museo de Zaragoza) así como a diversas colecciones aragonesas. Todos ellos han sido conservados y restaurados para la ocasión.

Esta muestra es también un homenaje a D. Federico Torralba Soriano, cuya colección de arte japonés en el Museo de Zaragoza es un punto de encuentro entre España y Japón.

Obras destacadas: Contemplación de las peonías, Yôshû  Chikanobu (1838-1912), estampas xilográficas Ukiyo-e, (1888);  Inrôo estuche colgante con decoración de lirios, laca japonesa urushi, (finales siglo XIX); carnet de baile con decoración floral; colmillo de elefante tallado con incrustaciones, (finales siglo XIX) y un incensario Koro de Satsuma, porcelana (1868-1912).

2016-11-16T11:37:58+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies