Visita virtual de la Cartuja de las Fuentes

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes es un monasterio excelente muestra de arquitectura cartujana. Está situada en los Monegros en el término municipal de Sariñena y junto a la localidad de Lanaja. Fue la primera cartuja instalada en Aragón en 1507 en una ubicación cercana al conjunto actual que se construyó a lo largo del siglo XVIII.

La importancia de esta cartuja se encuentra en la singularidad tanto de su planta como de sus alzados a lo que hay que añadir el excepcional conjunto pictórico mural que tanto por su extensión como por su coherencia, significado y calidad es una de las muestras pictóricas más interesantes del barroco tardío en Aragón.

Gracias a esta visita virtual panorámica podemos visitar este monasterio y poder disfrutar y conocerlo un poco más, ya que a pesar de su importancia es un monumento bastante desconocido. Mediante una serie de fotografías panorámicas enlazadas entre sí podemos adentrarnos en los diferentes recintos de la Cartuja de las Fuentes, iniciar la visita desde el patio de entrada para continuar internándonos en la magnífica iglesia y poder ver las pinturas de Fray Manuel Bayeu en la cúpula y en las bóvedas. Desde allí podemos ir a la tribuna, la sacristía y a la capilla del Sagrario o bien optar por conocer los corredores del claustrillo y acceder a varias de las capillas. Para hacernos una idea de la estructura del monasterio es posible ver también el gran claustro, una de sus galerías y la sala capitular.

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes está situada en el término municipal de Sariñena, a 2 kms de Cartuja de Monegros, 3 kms de Lanaja y 5 kms de San Juan de Flumen como localidades más cercanas. Debe su nombre a las fuentes de manantial cercanas dónde fue hallada una imagen de la virgen. Se eligió como primera ubicación de la cartuja este lugar dónde había una antigua ermita dedicada a la Virgen de las Fuentes. El traslado al emplazamiento actual, más llano y favorable data del siglo XVIII.

Gracias al volumen arquitectónico de la iglesia con su torre y resto de dependencias así como las grandes dimensiones de la cerca rectangular de ladrillo hacen que todo el conjunto cartujano destaque de forma bella y singular sobre el llano monegrino que lo rodea. La vista se complementa con dos telones de fondo orográficos: mirando al sur la cercana sierra de Alcubierre y en días de gran visibilidad, mirando al norte la sierra de Guara y el Pirineo.

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes es un monumento que fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2002 (Decreto 60/2002, de 19 de febrero, del Gobierno de Aragón, B.O.A. 6 de marzo de 2002).

Aunque algunas dependencias como las celdas de los monjes están en estado de ruina otras del conjunto arquitectónico como la iglesia se encuentran mejor conservadas. Lo mismo ocurre con la extensa serie de pinturas murales de fray Manuel Bayeu. Su estado de conservación es variable según las zonas pero es de destacar por su calidad las conservadas en las bóvedas de la iglesia.

Breve reseña histórica

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, primer monasterio de la Orden Cartujana levantado en el Reino de Aragón, fue fundada en el año 1507 por los condes de Sástago, doña Beatriz de Luna y don Blasco de Alagón (o Aragón). Debido a la prematura muerte de sus fundadores y a la pronta desaparición de sus benefactores, Juan Torrero y Pedro Domingo de Perandreu, nunca tuvo una especial prosperidad hasta el punto que su precariedad les obligó a trasladarse a un nuevo lugar, la Cartuja de Aula Dei (Zaragoza, 1563). Tras vender el monasterio a los carmelitas en el año 1565, tuvo que ser de nuevo recuperado en 1589 para poder percibir una herencia. Tras un comienzo duro en la segunda mitad del XVII la fundación comenzó a recuperarse y  tuvieron los recursos para emprender la construcción de un nuevo conjunto monástico en un emplazamiento de mejores condiciones topográficas.

Las obras de la cartuja se dilataron prácticamente durante todo el siglo XVIII aunque la mayor actividad constructiva fue entre 1745 y 1777, año en que se bendijo la iglesia y se había levantado el grueso del monasterio. El conjunto, tal y como estaba planeado, no llegó a edificarse completamente, por falta de recursos económicos.

Entrado el siglo XIX, se inicio la decadencia afectada por la Guerra de la Independencia y el abandono definitivo e la vida monástica tras los decretos desamortizadores del Conde de Toreno y Juan Álvarez de Mendizábal (1835-36).

Tras un intento de convertirla en Balneario finalmente pasó a manos de la familia de sus actuales propietarios. Durante la Guerra Civil española se utilizaron diferentes dependencias lo que también dejó sus huellas en el monumento.

Breve descripción

La cartuja está compuesta por una gran cerca rectangular con único punto de entrada en el edificio porteria-hospedería tras el cual se dispone con criterios de simetría todos los edificios. El conjunto arquitectónico esta formado principalmente por la iglesia, el pequeño claustro, parte del gran claustro y los restos en ruinas de las celdas. Exento se encuentra el edificio de obediencias.

El tipo de estas estancias así como su agrupación y su singular distribución respondían fielmente a las dos peculiaridades del modo de vida de las comunidades de la Orden, es decir:

  • la convivencia en el seno de la familia de dos grupos de monjes, los padres y los hermanos con sus respectivas y singulares dedicaciones, y
  • la dualidad vida eremítica/vida cenobítica (vida de soledad/vida en común) de sus miembros.

Desde el punto de vista de su planta, la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes presenta evidentes deudas con la cartuja de Aula Dei y con la Cartuja de la Inmaculada Concepción, ambas próximas a Zaragoza, con las que comparte múltiples características. En lo que respecta a sus alzados, las dependencias de mayor mérito artístico, todas ellas construidas con ladrillo,  son la iglesia, la sacristía, el claustrillo y las capillas, que obedecen a un Barroco tardío de tendencia moderada o clasicista y se encuentran fuertemente influenciadas por los trabajos del arquitecto Ventura Rodríguez para la Santa Capilla y  la reforma interior de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza (mediados del siglo XVIII).

Los interiores de la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes fueron decorados en extenso por el pintor fray Manuel Bayeu y Subías (1740-¿1809?), religioso de la comunidad y cuñado del célebre Goya. Hoy todavía pueden contemplarse más de 250 composiciones independientes, mejor o peor conservadas, cuya extensión supera los 2.000 m2. Se extienden por la iglesia, galerías del claustrillo de capillas y diez capillas para las misas particulares de los padres cartujos.

Vista aérea de la Cartuja de las Fuentes / foto: Aeroflas

Error: el mapa no se ha podido cargar - no existe el marcador con ID 14. Por favor, contacte con el propietario del sitio.